Todo lo que tienes que saber para la web de tu despacho de abogados

Todo lo que tienes que saber para la web de tu despacho de abogados

En todos este tiempo trabajando en la captación de clientes en el sector de la abogacía he analizado cientos de webs de despachos de abogados. Y la verdad es que no puedo evitar pensar en la gran oportunidad que están desaprovechando tantos miles de abogados descuidando de manera tan evidente su principal carta de presentación en Internet.

Y es que siguiendo unas simples pautas, y sin necesidad de gastar un gran presupuesto, tener una página web moderna y optimizada puede suponer un notable incremento en la cifra de negocio de cualquier despacho.

En un sector tan tradicional como es el de la abogacía, es comprensible que no se haya prestado a los canales online la atención que merecen. Probablemente este haya sido tu caso, y si es así, no te preocupes, todavía estás a tiempo de enmendarlo.

Además, hay que tener también en cuenta que el hecho de que, en general, los abogados no hayan apostado en serio por Internet aún es una gran oportunidad. Es una oportunidad puesto que puedes sobresalir más fácilmente que en otros sectores donde la competencia es ya feroz.

Por eso, en este artículo te enseño cómo sacarle un mayor partido a tu página web para que pueda ayudarte a generar más clientes.

Cualquier despacho de abogados necesita una página web

No importa si eres un gran despacho de abogados o un abogado autónomo dando sus primeros pasos. Si hay algo evidente es que para captar clientes a través de Internet necesitas una web. No importa qué técnica o técnicas de captación de clientes a través de Internet quieras utilizar (SEO, SEM, marketing de contenidos, redes sociales…): si no tienes una web, no podrás generar clientes por ti mismo/a.

Cuando comento este punto para mí tan evidente con abogados, muchas veces el comentario inmediato que recibo es: “lo entiendo, pero yo estoy empezando y no tengo presupuesto para hacer una página web”. Este es uno de los mitos que quiero desmontar: tener una página web no tiene por qué ser caro.

Como en todo, a mayor presupuesto, mayores posibilidades, pero hoy en día puedes tener una página web mejor que la mayoría de tu competencia por unos pocos euros al mes. Si necesitas asesoramiento sobre cuál es la mejor opción para tu caso, no dudes en contactarnos sin ningún tipo de compromiso, en nuestro correo electrónico hola@abbo.es o a través de nuestra sección de contacto.

Presta atención a la web de tu despacho

Pero tener una web no es suficiente. La gran mayoría de las webs de abogados y asesores que he analizado estos años están bastante lejos de ser óptimas. Diseños desfasados, contenido desactualizado, formularios de contacto escondidos o inexistentes, ausencia de llamadas a la acción, falta de datos esenciales, no preparadas para navegar desde teléfonos móviles…

Si tu web no genera un impacto positivo o no tiene una imagen profesional, tendrás mucho más complicado conseguir clientes a través de Internet, del mismo modo que tendrías seguramente muy poco éxito si recibieras a los clientes de tu despacho en pijama.

Además, tener una web no te sirve de nada si no llega tráfico a ella. Si no optimizas tu web correctamente para que sea encontrada, te será tan útil como tener una oficina en mitad del desierto. Estará ahí, pero nadie la encontrará.

Si has llegado aquí y sigues pensando que no necesitas una página web o que la web que te hicieron hace 8 años sigue sirviendo, entonces puedes dejar de leer en este momento, todo lo que viene a continuación no te servirá de nada.

Si por el contrario te preocupa la primera impresión que se van a llevar de tu despacho muchos de tus potenciales clientes y quieres aumentar tu volumen de negocio, a continuación te explicaré algunos de los elementos que considero esenciales en cualquier sitio web, ya sea para un despacho de abogados, o para un abogado autónomo.

Utiliza un dominio propio para tu web

Contratar un dominio propio es algo obligatorio si quieres tener una web profesional. Un dominio .com o .es lo puedes tener por un precio de alrededor de 10€ al año, por lo que es una inversión irrisoria que no deberías dudar ni un solo momento en hacer.

Además, tener un dominio propio te permitirá configurar tus propias cuentas de correo electrónico corporativo con el dominio de tu web, lo cual da una imagen mucho más seria y profesional.

La primera impresión cuenta: cuida tu diseño

Los usuarios navegan por Internet de forma frenética: si no encuentran lo que buscan, o no les gusta lo que encuentran, se irán de tu web de forma inmediata.

Si llegan a tu web y esta tiene una apariencia antigua, tiene una paleta de colores poco adecuada, no sigue los estándares de calidad a los que está acostumbrado el usuario o simplemente parece descuidada y hecha con poco cariño, a las primeras de cambio habrás perdido muchas de las opciones de convertir a ese visitante en un cliente.

¿Te imaginas que cuando llegara un potencial cliente a tu despacho se encontrara la papelera volcada por el suelo, tu mesa llena de restos de comida, una silla llena de polvo o un olor desagradable? La comparación puede parecer muy descabellada, pero te aseguro que tienes las mismas posibilidades de conseguir convertir al visitante en cliente que si llega a tu web y lo que encuentra es un desastre.

Alguno en este punto aún pensaréis: ya, pero es que un buen diseño seguro que es muy caro y no me lo puedo permitir. Error. Como en todo, cuanto más presupuesto tengas disponible, más posibilidades vas a encontrar. No obstante, hoy en día, si sabes buscar, encontrarás desarrolladores web freelance o agencias (en España o en el extranjero) que te pueden desarrollar una web a partir de una plantilla con un diseño profesional adaptado a casi cualquier presupuesto. Y si no, puedes utilizar alguno de los editores web gratuitos o de bajo coste para hacerte tu propia página web.

Para ello, es imprescindible que busques bien, compares presupuestos, y analices trabajos realizados con anterioridad por el desarrollador en cuestión. Además, yo te recomiendo que contactes con alguno de sus clientes anteriores para conocer de primera mano qué dicen de él los que han contratado sus servicios anteriormente. Si la respuesta general no es muy positiva, entonces descártalo.

No te conformes con buscar la agencia más cercana a tu casa, o la primera que te salga en Google. Si no eliges el proveedor con cuidado, estarás jugando a la ruleta. Si estás perdido/a y necesitas asesoramiento, escríbenos a hola@abbo.es y te aconsejaremos sin compromiso.

Si no se ve bien en móvil, no sirve

Los tiempos han cambiado. La mayor parte del tráfico web se genera hoy en día a través de dispositivos móviles, ganando cada día más y más terreno a los ordenadores. Si tu web no es responsive (es decir, adapta su diseño al tamaño de la pantalla del dispositivo desde el que se navega), olvídate de convertir en cliente a cualquier usuario que llegue a tu web desde un smartphone.

Web para despachos de abogados responsive
Es imprescindible que la web de tu despacho de abogados sea responsive, es decir, se adapte a dispositivos móviles

Y si tu web sí es responsive, preocúpate de que no solo se pueda navegar de forma aceptable, sino de que el diseño sea intuitivo y enfatice los elementos más importantes. En una pantalla más pequeña no puedes conformarte con hacer todo más pequeño, tienes que transmitir la misma idea y hacer llegar a tu cliente potencial aquello que más te interese en mucho menos espacio. Y esto no es trivial.

Los usuarios de hoy ya están totalmente acostumbrados a navegar por Internet desde su smartphonetablet por páginas adaptadas a móviles, si la tuya no lo está, directamente te van a descartar y buscarán otro despacho.

Si ya tienes una página web, te recomiendo una prueba que puedes hacer en menos de cinco minutos para saber si tu web cumple con algunos de los estándares de calidad mínimos. Lo encontrarás aquí: 3 pruebas que todo abogado debe hacer a su página web.

Facilita que se pongan en contacto contigo

Puede parecer que no hace falta decirlo, pero os sorprendería la cantidad de webs de abogados que hay donde es difícil o incluso imposible encontrar la forma de ponerse en contacto con el despacho. ¿De qué te sirve que llegue gente a tu web si no tienen forma de contactarte y convertirse en tus clientes?

Tienes que facilitar un número de teléfono (al menos) de contacto que esté fácilmente visible en la parte superior de cualquier página de la web, de modo que sea visible y sin hacer scroll en un primer vistazo. Además, te recomendaría añadirlo en varios puntos más, como por ejemplo en el pie de la web, para hacer que sea accesible en cualquier momento de la navegación.

Hay usuarios a los que no les gusta llamar por teléfono, o que simplemente llaman a una hora que no hay nadie disponible, y quieren ser contactados. Para ellos deberías tener también fácilmente visible en la web un lugar donde puedan dejar su nombre y número de teléfono (e incluso opcionalmente una razón por la que desean ser contactados), para que te encargues de llamarlos posteriormente.

Y por supuesto, no te olvides del correo electrónico. Deberías facilitar al usuario el contacto a través de correo electrónico de dos formas diferentes. Por un lado, habilitar un formulario de contacto donde añadan como mínimo nombre, dirección de correo electrónico y mensaje; y por otro dejar claro y visible cual es la dirección de correo electrónico a la que pueden escribir.

Es importante tener ambas porque a muchos usuarios no les gusta rellenar formularios de contacto y prefieren escribir un email directamente, mientras que a otros les da pereza abrir su gestor de correo electrónico para escribir un email y abandonarán la web si no tienes un formulario.

Si quieres saber más sobre qué cosas no pueden faltar en la página web de tu despacho de abogados para tener éxito captando clientes online, te recomiendo el artículo4 secciones que debe tener la página web de tu despacho de abogados“.

¡Suscríbete a nuestra newsletter!
Recibirás emails con consejos para conseguir más clientes para tu despacho
Suscríbete

Enfatiza tus fortalezas

Tienes que tener muy claras cuáles son las principales ventajas competitivas que puedes ofrecer a tus clientes, y plasmarlas perfectamente en tu sitio web. No puedes tener una web aséptica que no diga nada, tienes que hacer ver a tu visitante lo más rápida y claramente posible por qué debe contratarte a ti.

Si tienes décadas de experiencia, ponlo en valor y utilízalo como argumento de venta. Que tu web deje muy claro que llevas muchos años resolviendo los mismos problemas legales a los que se enfrenta tu visitante. Si por el contrario acabas de salir de la universidad, convence a los visitantes dejando claro que estás actualizado con los últimos cambios normativos y proyecta una imagen de ilusión y hambre por hacerte un hueco que haga olvidar tu falta de experiencia.

Si trabajas en un despacho espectacular y muy bien situado, enséñalo. Utiliza fotos de tus salas de reuniones, incluye un mapa donde se vea claramente que tienes oficina en una de esas zonas de relumbrón de tu ciudad. No se trata de que el usuario piense que tienes una oficina bonita, se trata de que traslades la imagen de que dispones de ese despacho porque eres muy bueno en tu trabajo y te lo puedes permitir.

Si te encuentras en el caso contrario, trabajando desde casa, desde un pequeño despacho del que no te sientes especialmente orgulloso o desde un coworking, usa otro mensaje. Enfatiza que tienes capacidad para desplazarte para reunirte con los clientes o que estás siempre disponible telemáticamente (teléfono, email, correo electrónico…), de modo que cómo sea tu lugar de trabajo o dónde se encuentre pase desapercibido.

La importancia de contar quien eres para un abogado
No olvides presentarte y dejar claras tus principales fortalezas en la página web del despacho para generar más confianza en tus clientes potenciales

Si eres un abogado especialista en una o varias áreas de especialidad, llena la web de contenido relacionado con aquello en lo que es experto tu despacho. No cometas el error de no profundizar en tus áreas de práctica, ya que necesitas que quien llegue a tu página web con un problema legal que encaje en tus áreas de especialidad sepa inmediatamente que tu despacho resolverá su problema porque ya lo ha hecho más veces.

Y si tu despacho tiene un perfil generalista, deja claro al primer vistazo que puede resolver cualquier problema legal. Si listas o detallas las especialidades o problemas legales más comunes, no caigas en el error de hacerlo como si fuera una lista cerrada, ya que muchos visitantes pueden pensar que si hay una lista de casos que resuelve tu despacho generalista, y no está el suyo, quizás es que no os encargáis de ello.

Si quieres saber más sobre cómo puedes explotar tus fortalezas y virtudes en tu página web y demás canales online, echa un vistazo a este artículo.

La persona importa

No caigas en el clásico error de creer que basta con vender las bondades de una firma o una marca, olvidando las personas que están detrás. Las personas quieren conocer quién está detrás de una empresa y qué tipo de profesionales trabajan en ella. Esto es vital para lograr un mayor grado de empatía y convencer al visitante de que eres su mejor opción.

Si tu firma es Garrigues, Cuatrecasas o Arriaga, quizá las personas no son tan determinantes, pero sí tienes un despacho sin una marca reconocida, sin duda será un punto a tu favor contar con fotos e información sobre los integrantes del despacho y te ayudará a cerrar más clientes. La información sobre los socios y el equipo tiene que estar disponible, y fácilmente accesible (aunque tu despacho esté formado únicamente por ti). Nombre, foto, puesto de trabajo, trayectoria profesional y principales características es la información mínima que deberías tener de cada abogado del despacho.

Si perteneces a un bufete mediano o grande, no caigas en otro clásico error de poner en la web únicamente información sobre los socios del despacho, pasando por alto al resto de abogados que trabajan para la firma. Puedes perder a un cliente si encargas su caso un abogado al que no prestas atención en tu web. Si en tu web solo das importancia a los socios, ¿cómo puedes esperar convencer a un cliente de que el resto de abogados a los que has ignorado son suficientemente buenos para llevar su caso?

Utiliza call to actions

La llamada a la acción o call to action es el elemento (generalmente botón) que finaliza la acción que quieres que realicen los usuarios en tu página web.

Los ejemplos de acciones más claros para una web de un despacho de abogados pueden ser hacer click para llamar por teléfono, hacer click para enviar un formulario de contacto, pinchar en un enlace de correo electrónico para escribir a tu despacho, o cualquier otra acción relacionada con el cierre de clientes.

Te sorprenderías de lo frecuente que es encontrar sitios web de despachos de abogados donde no está claramente destacado qué es lo que esperas que haga el usuario, dónde está el formulario de contacto (si lo hay), o el número de teléfono, o la dirección física del despacho.

Si ya tienes una página web, te propongo una pequeña prueba. Escoge a varias personas que nunca hayan visitado tu web, y pídelas que encuentren en la página web cómo contactar con tu despacho en menos de 5 segundos. Si no lo consiguen, entonces tus call to action no están suficientemente claros.

¡Suscríbete a nuestra newsletter!
Recibirás emails con consejos para conseguir más clientes para tu despacho
Suscríbete

No necesitas un blog, pero si lo tienes trabájalo

Si te fijas, he dejado para el final el recurrente tema del blog. En general, la opinión unánime que encontraréis si indagáis un poco es que tener un blog es necesario y muy importante para cualquier negocio. Pero mi respuesta es que tener un blog puede ser positivo, pero también negativo.

Si en tu despacho tenéis tiempo o podéis subcontratar que alguien publique posts con regularidad, entonces es buena idea hacerlo. Si por el contrario tu despacho no dispone de los recursos (personas, tiempo, ganas) para generar contenidos de calidad, entonces no incluyas un blog en tu página web.

Un visitante no necesariamente va a buscar que tengas un blog en tu página web para tener una mejor o peor opinión sobre tu despacho, pero si lo tienes y el último artículo publicado data de hace 8 meses, entonces puedes trasladar una imagen de dejadez y falta de interés por tu negocio.

Un caso similar es el de las redes sociales, tema en el que no entraré en este artículo por escaparse del alcance del mismo, pero que ayudan a ilustrar muy bien este caso. Si tienes tiempo y capacidad para generar contenido en tus canales sociales, entonces si quieres tenerlos, tenlos. Si vas a tener las cuentas abandonadas, entonces es mejor no tenerlas.

Si quieres saber más sobre los beneficios de tener un blog y cómo aprovecharlo para captar más clientes, echa un vistazo a esta guía: “Un blog puede ayudar a los abogados a conseguir más clientes“.

¿Tienes alguna duda?

Si no te ha quedado claro algo de lo que he comentado, necesitas asesoramiento o ayuda para crear tu página web o mejorar la que tienes actualmente, no dudes en contactarme sin compromiso a través del formulario de contacto o escribiendo a hola@abbo.es. Además, si quieres saber más sobre cómo conseguir clientes para abogados, te recomiendo leer esta guía.

Compartir:

Este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.
ACEPTAR

Aviso de cookies